blog

CUENTOS DE HADAS PRESENTA: CAPERUCITA ROJA



La mayoría de los cuentos que los hermanos Grimm y otros autores como Charles Perrault nos dejaron, no sólo han servido como historias para entretener a los niños, sino también para saber cómo eran las tradiciones locales durante la Edad Media.

En la mayoría de ellos se refleja la sicología, mitos y en opiniones; mayormente satinados de “realismo mágico”. Entre los más viejos y tal vez de los más atractivos lo hallamos en el cuento de La caperucita roja, una historia con algunos matices que quizás no conocías y que en EuropaEuropa te contaremos:

¿Es el cuento más longevo?

Podría decirse que es uno de los más antiguos de los que se tenga registro, ya que el primer recopilador en rescatar el cuento de Caperucita Roja fue Charles Perrault, que lo incluyó en su antología de historias populares en 1697.

A diferencia de otros cuentos ya conocidos como La Bella Durmiente o Hansel y Gretel, Caperucita Roja no era un cuento muy extendido en Europa. Es más, se conocía en un ámbito bastante cerrado, que iba desde el norte de los Alpes a la región de Loira.

En 812, los hermanos Grimm reescribieron la historia que se conoce comúnmente. Sin embargo, realizaron algunos ajustes en la parte final de la historia para evitar que los padres y los niños tuvieran alguna especie de traumas con la verdadera historia.

Un cuento lleno de simbolismos

Como en todas las historias, cuentos y leyendas, los simbolismos siempre están presentes y Caperucita roja no es la excepción. Una de las más controversiales es la relacionada con las cosas prohibidas para nuestra comunidad como género humano, como comunidad y como conjunto.

En la historia legendaria, tenemos como protagonista a una adolescente, una joven que termina de entrar a una nueva etapa (la pubertad), de ahí su capa roja: símbolo de la regla. Por otro lado, se encuentra la figura del lobo como representación de lo salvaje e irracional. Y, por último, el canibalismo, la renovación de algo viejo por algo nuevo (entiéndase en la historia real, cuando Caperucita entra a la casa de la abuela y que coma además de leche y pan, la carne que hay en la cocina).

Estas son algunas de las interpretaciones más tradicionales que le dan a este cuento, refiriéndose a que todas las historias dirigidas a “niños”, tienen otras connotaciones.

¿Hay otros finales?

Según varios investigadores, existen varias versiones sobre el final del cuento. Por ejemplo, en la versión de los Hermanos Grimm se omite el personaje de un leñador, el cual termina matando salvajemente al lobo, abriéndole su estómago y rescatando a la abuelita.

Otras versiones apuntan a que el verdadero problema del cuento no era el lobo feroz, sino caperucita Roja. Una de las portadas realizadas por ilustradores hacían referencia a un lobo tímido y asustado en la cama.

Otra versión que también se les adjudica a los hermanos Grimm, donde la abuelita, en un alarde de valor y heroísmo, salva a su nieta y a sí misma sin ayuda alguna.

Entre otras curiosidades sobre esta peculiar historia se encuentran:

  • Existen 58 versiones distintas de 33 etnias distintas, todas traducidas al inglés
  • Varios estudios señalan que el cuento de la verdadera Caperucita Roja no se dio en Europa, sino en China.
  • Hay antecedentes que muestran que Caperucita Roja tiene su origen en otro cuento llamado: El Lobo y los Cabritillos

Sin lugar a dudas, el cuento de Caperucita roja de Charles Perrault, los Hermanos Grimm y hasta de Walt Disney es todo un icono de la cultura popular. Nosotros te invitamos a ver una de las adaptaciones de SibylleTafel como parte de nuestro ciclo sobre cuentos de hadas.

Da clic aquí para consultar nuestra programación de nuestras emisiones ¡No te la pierdas!

Esta noche
23.45 HS.