film

El comisario Montalbano: Pirámide de barro
Montalbano y Livia quedan marcados por el final de François, aquel protagonista de El ladrón de meriendas, el niño que Livia había querido adoptar. Livia no se ha movido de Boccadasse y en sus largas llamadas telefónicas con Salvo muestra su postración. La llamada de Fazio a la madrugada interrumpe el sueño de Montalbano para arrastrarlo a una nueva investigación. Estos son días de lluvia en Vigata, esos aguaceros violentos y persistentes que no dan descanso, inundaciones que barren hogares y tierras dejando tras de sí un mar de lodo. Es en uno de estos días que un hombre, Giugiù Nicotra, es encontrado muerto en un patio, medio desnudo, con un disparo en la espalda. Había buscado escapar por una especie de túnel formado por tubos de gran porte para la construcción de tuberías para agua. La investigación comienza lenta y resbaladiza, pero pronto cada pista, cada personaje, conduce al mundo de las obras de construcción y la contratación pública. Un mundo no menos lodoso que el material con que está recubierta cada cantera. Entre todo el barro en el que constructores y funcionarios públicos están rodeados, una cosa Montalbano no puede sacar de su cabeza: que Nicotra, el fallecido, fue a morir dentro de la galería porque quería comunicar algo
Información
Título original: El comisario Montalbano: Pirámide de barro
Género: Policial